Publicado en Septiembre 17th, 2014 | por Fran Fox

Goat Simulator

[asl_panel]

¡El auténtico simulador de cabrá llegó al iPad!

¡Pues si! Parece que ha llegado el momento que muchos de vosotros estabais esperando, el auténtico Goat Simulator llega al iPad. Seguramente uno de los juegos más locos de los últimos años  más que conocido por los asiduos a Steam.  ¿Que, que? ¿Que aún no lo tienes? ¡Pues vaya cabra estás hecha!

Si no estás familiarizado con esta rareza te dejo un vídeo del juego antes de que decidas gastarte los 4€ y pico que cuesta…

  • App Screenshot
  • App Screenshot
  • App Screenshot
  • App Screenshot
  • App Screenshot

** Dispositivos mínimos soportados **
iPhone 4S, iPad 2, iPod Touch 5.

Goat Simulator es lo último en tecnología de simulación de cabras y trae PARA TI el simulador caprino de próxima generación. Ya no tienes que fantasear con ser una cabra, ¡tus sueños por fin se han hecho realidad!

En cuanto a mecánica de juego, Goat Simulator va de causar tanta destrucción como puedas siendo una cabra. Ha sido comparado con un juego de skating de la vieja escuela, solo que en lugar de ser un patinador, eres una cabra, y en vez de hacer trucos, te cargas cosas. Cuando se trata de cabras, ni siquiera el cielo es el límite, pues es probable que puedas atravesarlo gracias a algún fallo y bloquear el juego.

Descargo de responsabilidades: Goat Simulator es un juego completamente estúpido y, para ser sinceros, a lo mejor deberías gastarte tu dinero en otra cosa, como un hula-hoop, un montón de ladrillos, o quizá juntar pasta con tus amigos y comprar una cabra de verdad.

Características principales
* Puedes ser una cabra
* Consigue puntos por destruir cosas: presume ante tus amigos de ser una cabra alfa
* ¡MILLONES DE FALLOS! Solamente eliminaremos los fallos que hagan que el juego se bloquee; todo lo demás es divertidísimo y lo dejaremos
* Una física que provoca torpes y extraños movimientos todo el tiempo
* En serio, mira el cuello de esa cabra
* Puedes ser una cabra

[asl_panel]

Tags: ,



Volver arriba ↑