Dados los avances en cámara de los iPhone en los últimos años, no son pocas las personas que he leído/escuchado pedir que Apple lance una cámara reflex. Por desgracia para ellos, no existen planes de que vaya a ocurrir (al menos a corto-medio plazo). Sin embargo, Apple puede presumir de haber lanzado hasta tres cámaras independiente al mercado. Aunque quizás «presumir» no es el mejor término para definir lo que fue.

Las conocida como Apple QuickTake (100, 150 y 200) fueron un fracaso. Se lanzaron hace casi tres décadas y aún hoy hay quien conserva alguna de ellas como una reliquia. Aunque tampoco deben ser muchos, dado que los pocos índices de ventas que existen reflejan que no fue precisamente un producto estrella. Menos aún si lo comparamos hoy con un iPhone e incluso unos AirPods.

QuickTake 100, el mejor ejemplo de una buena idea con una pésima ejecución

En algún momento de 1994, a Apple le pareció buena idea entrar en el negocio de las cámaras digitales (y, por cierto, lo era). El problema es que el mercado no lo vio con tan buenos ojos, tanto que poco tiempo tras la presentación se convirtió en un fracaso más de una Apple que no acababa de dar con la tecla en esos años. Nada les funcionaba.

La QuickTake original, conocida como QuickTake 100 se presentó en febrero de 1994, por lo que estamos a punto de llegar a su trigésimo aniversario. Y para ser justos, debemos decir que de primeras no parecía una mala idea. No era la cámara más avanzada del mercado, pero tampoco tenía malas especificaciones.

Aparte de su característico diseño acorde a los otros productos de la compañía de la época, tenía algunas características destacadas como su única lente fija de 50 milímetros. Esta admitía una apertura focal que iba desde 2,8 hasta 1,6, por lo que sobre el papel era una cámara muy polivalente incluso para escenas con poca luz. Su velocidad de obturación iba desde 1/30 a 1/175.

Sin embargo, la QuickTime 100 tenía defectos imperdonables para ser una cámara de 1.500 dólares. Realmente costaba unos 750 dólares, pero contando la inflación de estos 30 años, ese sería su valor hoy en día. Ya de por sí lo hace inviable para muchos incluso si fuese una gran cámara.

Sus principales problemas era una batería que apenas permitía realizar 12 fotografías, más incluso de lo que permitía el almacenamiento. Porque sí, este era otro defecto y es que apenas podía acumular 8 fotografías a su máxima resolución (640 x 48op). Si se bajaba a 320 x 240p sí se lograban almacenar hasta 32 fotografías, pero es la pescadilla que se muerde la cola, dado que al hacer 12 ya se agotaba la batería.

El otro problema era la necesidad de tener un ordenador Macintosh. Hoy día los Mac siguen sin el ordenador mayoritario, pero en la época lo era aún menos. Y pese a ello, era una herramienta imprescindible para transferir las fotografías, ya que no existía otra forma. Por tanto, quienes no tenían uno de estos ordenadores, ya podrían desear con todas sus fuerzas una QuickTake 100, que no les serviría de nada comprarla.

El asunto no mejoró mucho en sus dos siguientes versiones (y se canceló)

Quicktake 150

La segunda generación, la QuickTake 150, no se diferenció apenas en diseño de la original (Imagen: Wikimedia Commons)

La QuickTake 150 se lanzó en 1995 y trató de pulir los defectos que sufría el modelo original del año anterior. La fabricación pasó a manos de Kodak y se integraron cambios destacados como la compatibilidad con tres pilas AAA para no depender de la batería, así como la compatibilidad con ordenadores windows para así abarcar a una mayoría de público más amplia.

Sin embargo, su precio se mantuvo más o menos igual, no se mejoró el asunto del almacenamiento y batería (no hasta el punto de ser destacable) y Apple volvió a fracasar con ella. De aquellas, la competencia ya era dura, pese a que la compañía californiana se asoció con Kodak para la fabricación de la QuickTake 150.

Quicktake

Así era la caja en la que venía la QuickTake 200, la tercera generación de cámaras de Apple (Imagen: Mattjfuller)

Ya en 1996 se lanzó la tercera y última cámara QuickTake, la 200. Esta no sólo mantuvo las mejoras de las anteriores, sí que no las amplió. El problema de batería se resolvió eliminándola y optando por una alimentación con tres pilas AAA. También se le dio compatibilidad con tarjetas de memoria externas de hasta 4 MB que, para la época, estaba bastante bien. Más viendo el escaso almacenamiento interno con el que seguía contando.

Otra novedad potente de la QuickTake 200 fue el añadido de una pequeña pantalla que hacía las veces de visor. No fue la primera en incorporarlo, pero no era todavía una tendencia. Sin embargo, su resolución seguía estancada y tampoco mejoraba en exceso la lente más allá de ampliar la velocidad de obturación desde 1/4 hasta 1/5.000.

Con Steve Jobs de vuelta, se acabaron las cámaras

Quicktake 200

QuickTake 200 (Imagen: Mattjfuller)

Mucho se ha hablado del despido y posterior regreso de Steve Jobs a Apple. Cómo cambió el rumbo de la compañía con el iPod, iPhone y iPad es algo ya conocido, pero se obvia muchas veces que aquel proceso de cambio tuvo que pasar por cancelar proyectos como el de QuickTake.

No hubo QuickTake 250, ni se sabe si llegó a estar sobre la mesa. Tampoco se sabe si alguien trató de convencer a Steve Jobs sobre esta línea de productos, pero lo único claro es que no se siguió con ello y que se dejaron de vender todas las QuickTake en 1997. La feroz competencia del sector le hizo a Apple echarse a un lado. Su imagen de «empresa de ordenadores» seguía demasiado presente en la cabeza del consumidor como para imaginarles sacando productos que no fueran Macintosh.

Los iPhone esconden un guiño a las cámaras QuickTake

Modo Quicktake De Video En El Iphone

Modo QuickTake de video en el iPhone

Como decíamos, han pasado 30 años desde que se presentase la primera Apple QuickTake. Sin embargo, los iPhone siguen recordándolas con la función QuickTake para vídeo. Es en esencia como Apple llama al modo de grabación rápida de vídeo y que estrenó la generación del iPhone 11.

Consiste en abrir la app de ‘Cámara’ y, aún estando en modo de fotografía, mantener presionado el botón de captura para que se grabe un vídeo, pudiendo detenerlo con sólo dejar de pulsar o mantenerlo grabando deslizando hacia la derecha. Es un simple detalle, pero que no deja de resultar curioso conociendo la historia de estas extintas cámaras que ya sólo atesoran coleccionistas.

Imagen de portada | Mattjfuller

En Applesfera | Cómo fotografiar la Luna llena con muy buenos resultados usando nuestro iPhone y este pequeño truco

En Applesfera | Cómo transferir todos nuestros datos de un iPhone a otro



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable Hobby iPad +info...
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal +info...
Derechos Acceder, rectificar y cancelar los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.