Es triste y decepcionante que Universal Music Group haya antepuesto su propia codicia a los intereses de sus artistas y compositores. A pesar de la narrativa y la retórica falsas de Universal, el hecho es que han optado por alejarse del poderoso apoyo de una plataforma con más de mil millones de usuarios que sirve como vehículo gratuito de promoción y descubrimiento para su talento. TikTok ha podido llegar a acuerdos de «primero el artista» con todos los demás sellos y editores. Claramente, las acciones egoístas de Universal no redundan en el mejor interés de los artistas, compositores y fanáticos.